Nuestra Señora de los Remedios Coronada

PATRONA Y ALCALDESA PERPETUA DE CÁRTAMA

HERMANDAD

No tiene. La organización corre a cargo de un grupo de camareras de manera conjunta con la Parroquia.

 

SEDE CANÓNICA

Santuario de Nuestra Señora de los Remedios.

 

IMAGEN

  • Advocación: Remedios.
  • Iconografía: Virgen de Gloria de pie, de talla aunque es revestida, con el Niño.
  • Autoría: Anónima del s. XV.

 

TÍTULOS

  • Patrona de Cártama.
  • Alcaldesa Perpetua de Cártama.
  • Medalla de Oro de Cártama.
  • Coronación Canónica.

 

CULTOS Y FESTIVIDAD

  • Traslado de ida: 22 de abril, del Santuario de los Remedios a la Parroquia de San Pedro.
  • Procesión: 23 de abril.
  • Novena: Del 1 al 9 de mayo en la Parroquia de San Pedro.
  • Traslado de vuelta: Primer domingo de junio, de la Parroquia de San Pedro al Santuario de los Remedios.

 

AJUAR DESTACADO

  • Algunos mantos del siglo XIX.
  • Varios mantos de los años 30 donados por los diferentes países americanos por los que pasó la imagen durante la Guerra Civil en España y que poseen el escudo de los mismos.
  • Templete de plata realizado por Rafael Martínez González del Campo (Córdoba, 1938).

 

Foto: Archivo Temboury
Foto: Archivo Temboury

 

HIMNO


A tí, Madre de los Remedios, 

brillante estrella del alba,

te invoca el alma confiada

y tu favor vengo a implorar.

 

Virgen fiel

escucha madre mía;

bien sabes ya

cuánto confío en tí.

 

Si tú me ves en peligro

algún día,

Madre de Dios,

acuérdate de mí.

 

Foto: GDR Valle del Guadalhorce
Foto: GDR Valle del Guadalhorce

HISTORIA

 

Cuenta la tradición que en el año 1485, un pastor de ovejas que apacentaba su rebaño entre los riscos de la colina, halló colocada entre los tallos de una frondosa esparraguera una pequeña estatuilla con lindo rostro y muy suaves perfiles. Aunque en un principio se extraña por no haberla nunca allí, el hombre se alegra al pensar en lo contenta que iba a ponerse su hija con aquella figura que podía utilizar como muñeca. El pastor la guardó en su zurrón de esparto y emprendió su retorno al hogar. Al llegar a casa y buscar en el zurrón la pequeña figura, comprobó que no se hallaba donde él la había puesto y pensó que podía haberla perdido. Al día siguiente, volvió al mismo pastizal nada más amanecer, encontrándola allí, en el mismo sitio. Se aseguró ésta vez de introducirla en el zurrón, el cual cierra con una cuerda, y se lo cuelga al hombro ceñido con una correa. Ya en casa, el hombre se dispone a coger la figurilla abriendo de nuevo el zurrón, comprueba que se hubiesen aflojado las ataduras ni roto el zurrón, no había el menor rastro de la Imagen que había depositado allí.

 

Este prodigioso hecho se repitió tres veces consecutivas, lo que induce al pastor a interpretar el extraño suceso como una señal del cielo. De inmediato corre a casa del cura del pueblo, a quién le expone lo ocurrido. Sorprendido también por lo raro del relato, el sacerdote creyó pertinente compartir su sorpresa con algunas otras personas tenidas por piadosas, los cuales concluyen que la pequeña escultura era una Imagen de la Virgen María y que el hecho de persistir en aquel sitio dejaba bien claro que la Señora del Cielo había querido manifestar su voluntad de que le fuese rendido culto y devoción en el mismo lugar en que había sido hallada. Puesto en conocimiento el Obispo de la voluntad de la Virgen, dio permiso para levantar en aquella colina una ermita en su honor bajo la advocación de la Virgen del Monte.

 

Hasta aquí la versión legendaria. La histórica, plantea que la Imagen llegó a Cártama como Virgen arzorera en la Reconquista cristiana y que en un principio se veneró como Virgen de los Reyes en una antigua mezquita, en el mismo lugar que hoy ocupa la actual ermita. Sea como fuere, el impulso a la devoción llega a finales del siglo XVI, cuando la comarca del Guadalhorce fue azotada por varias epidemias. Eran tantos los que morían que apenas había tiempo para darles sepultura. Sumidos en tan profunda desolación, alguien sugirió la idea de sacar en procesión de rogativa a la Virgen del Monte. Entre lágrimas y sollozos todo vecino salió en procesión acompañandola en su bajada del Santuario al pueblo y a su vez por las calles, percatándose la gente que al paso de la Imagen, la terrible enfermedad de peste iba cesando paulatinamente. Es en ese momento cuando cambia la advocación de la Virgen tomando el nombre de los Remedios, en atención al término del violento azote al que estaba sometido el pueblo. Fue el 23 de Abril de 1579. Otra leyenda que gira en torno a la Virgen, es la que cuenta que en fecha desconocida del siglo XVI, una fuerza militar embarcó en Gibraltar para defender la plaza de Melilla de los ataques berberiscos y entre aquellos soldados iba un joven cartameño. Haciendo la travesía en barco, fue avistado y perseguido por una flota corsaria que al fin lo alcanzó y tras una desesperada defensa, los que no murieron fueron apresados. El soldado de Cártama entró como esclavo en la casa de un rico moro de Argel, el cual puso precio a su rescate, estando en esa situación durante once años, en los cuales lloraba recordando su tierra, especialmente en el día de la festividad de su patrona. El moro escuchó los lamentos y le preguntó a quién dirigía sus oraciones, respondiendo que a una Virgen que pondría remedio a su esclavitud. Su amo le respondió que nadie Haría tal milagro y lo introdujo en un baúl atándole a una cadena con grilletes, lo cerró y puso a su lado un mastín. Al día siguiente, el moro vio asombrado que el esclavo no estaba en su prisión, pues un milagro lo transportó a Cártama, donde ya disfrutaba de su libertad.

 

Durante la Guerra Civil, el gran devoto de la Virgen, José González Marín, afamado rapsoda y poeta cartameño de fama internacional, la salvó de una quema segura durante la contienda, llevándosela consigo en su gira artística por América y dejando en su lugar una réplica realizada por Francisco Palma García. Desde Julio de 1936 a Diciembre de 1937 la Virgen recorrió diversos países americanos.

 

La imagen participó en la Magna de la Cruzada del Rosario en Familia en 1953 en Málaga.


BIBLIOGRAFÍA

 

  • Archivo Temboury. Biblioteca Provincial Cánovas del Castillo (Málaga).
  • BELTRÁN PRADOS, Juan Sebastián. 2014. Stella Matutina (Inédito).

Actualidad

SÍGUENOS EN TWITTER

Y TAMBIÉN EN FACEBOOK